Sus ópticos en Betanzos

Consejos oculares de los profesionales de Óptica Brigantium

Es sumamente importante llevar un control periódico de la evolución de la vista, tanto en niños como en adultos o en personas de la tercera edad, estudiando de manera atenta los cambios que se producen en la visión con el paso del tiempo y siempre teniendo e cuenta las peculiaridades de cada uno.

¿Sabe cómo se deben de realizar las revisiones oculares periódicas según la edad?

Anagrama Óptica Brigantium

Revisiones oculares en adultos

Lo ideal es acudir a una óptica, al menos, una vez al año y realizar una revisión ocular. En las revisiones de estas características los oculistas profesionales de nuestra óptica en Betanzos le realizan a cada paciente una serie de pruebas, según las necesidades de cada paciente, entre ellas destacan la comprobación del movimiento ocular, la visión periférica, comprobación del estado general de los ojos, graduación de la vista...

De manera previa a la revisión ocular nuestro profesionales especializados en óptica le realizarán una serie de preguntas personales, como, por ejemplo, cuál es su trabajo, cómo es su estilo de vida, su estado de salud, antecedentes familiares... Todos ellos son factores relevantes a la hora de hacer un diagnóstico de la visión. Con esta entrevista inicial se pretende diagnosticar, entre otras cosas, cuánto necesita forzar la vista cada día. No es el mismo esfuerzo visual de alguien que trabaja al aire libre que alguien que trabaja enfrente de una pantalla, son factores a tener en cuenta.

En estas revisiones preventivas se pueden detectar los primeros indicios de problemas o enfermedades oculares, pudiendo aplicar el tratamiento correspondiente en la menor brevedad posible. Con estas revisiones también es posible detectar otro tipo de patologías como hipertensión, diabetes, inflamaciones e infecciones.

Revisiones oculares en niños

Anagrama Óptica Brigantium

Todos los oculistas profesionales recomiendan que la primera revisión ocular se realice a los 4 años de edad. Si bien, en caso de que existan antecedentes familiares de enfermedades oculares, la recomendación es que se les realice dicha revisión a los 3 años.

Uno de cada cuatro niños de edades comprendidas entre los 5 y los 12 años tiene un problema de visión no diagnosticado que puede afectar a su rendimiento escolar.

Cómo detectar problemas de visión en edades tempranas

Que los niños de por si detecten alguna alteración en la vista es complicado, ya que para ellos es su visión normal. Desde Óptica Brigantium os mostramos algunos de los síntomas que pueden indicar que su hijo tiene un problema de vista.

  • Tener un nivel de lectura inferior al que le correspondería por su edad.
  • Entornar los ojos, frotárselos o parpadear excesivamente.
  • Tener problemas para ver la pizarra en el colegio.
  • Utilizar el dedo como marcador durante la lectura.
  • Cerrar o taparse un ojo para enfocar.
  • Colocarse el material de lectura muy cerca del rostro.